Programa de Voluntariado de la Casa

PROGRAMA DE VOLUNTARIADO DE TIEMPO COMPLETO

¡La Casa busca voluntarios de tiempo completo para empezar pronto!

Casa de los Amigos es un Centro Cuáquero de Paz y Entendimiento Internacional en la Ciudad de México. Establecida como una asociación civil sin fines de lucro en 1956 por la comunidad cuáquera en México, el trabajo de la Casa sigue basado en los valores cuáqueros: la comunidad, la igualdad, la hospitalidad, la integridad, la no-violencia y la sencillez. Casa de los Amigos es una organización civil de paz, un centro comunitario, la sede de los Amigos (cuáqueros) de la Ciudad de México, una casa de huéspedes orientada a la justicia social y un hogar. La práctica de una hospitalidad sincera, basada en reconocer la dignidad humana de cada persona, es la base de Casa de los Amigos.

Todos-en-el-ComedorLos voluntarios y voluntarias forman el alma y corazón de la Casa y los programas de la Casa son, en su mayoría, manejados por ellos/as mismos. Actualmente se comprometen por un periodo que puede ir desde nueve meses hasta un año de trabajo de tiempo completo (40-45 horas por semana), compartido entre el Programa de Hospitalidad, los otros Programas de Paz de la Casa (enfocados en la Migración y la Justicia Económica) y otros proyectos de la Casa.

Para descargar una solicitud haz click aquí

EL PROGRAMA DE HOSPITALIDAD

El concepto de hospitalidad conforma la base de todo el trabajo que se realiza en la Casa: crear un espacio solidario, cálido y acogedor donde todas las personas se sientan bienvenidas; ésta es la visión principal. El trabajo de Hospitalidad de la Casa tiene sus raíces en los testimonios cuáqueros como la Igualdad y la Comunidad. La gente en la Casa vive sus valores y se esfuerzan por respetar la dignidad de cada persona que entra por la puerta. A diferencia de un hotel o un hostal, en la Casa un grupo diverso de huéspedes y miembros del equipo de voluntariado construyen y nutren a una comunidad única y orgánica en un ambiente orientado hacia la justicia social. El Programa de Hospitalidad busca apoyar a la sociedad civil mexicana y a todos aquellos que trabajan por la paz y la justicia en México y en el mundo. Este programa también incluye un rango amplio de actividades y servicios disponibles para huéspedes y visitantes de la Casa. Estos incluyen eventos y actividades abiertas al público, un espacio comunitario con una biblioteca y un espacio de reuniones para organizaciones de justicia social. La Casa es un lugar de diversión y convivencia, servicio y aprendizaje, refugio y acción.

En el Programa de Hospitalidad, la labor de quienes integran el Programa de Voluntariado es la práctica sincera de la hospitalidad y la creación diaria de un ambiente de amistad, valores por los cuales la Casa es conocida. Las y los voluntarios trabajan turnos regulares en la recepción de la Casa. Este trabajo incluye recibir y apoyar a huéspedes y visitantes, ofrecer recorridos e información sobre la Casa, actuar como la “cara principal” de la organización, realizar las tareas generales de la recepción como contestar el teléfono y la puerta, tomar reservaciones, ¡y en general realizar todo el conjunto de responsabilidades necesarias para el buen funcionamiento de la Casa! Mientras se trabaja en la recepción, se intercambian experiencias con personas de diversos intereses y edades, incluyendo a personas refugiadas y migrantes, estudiantes y profesores/as, turistas y artistas, voluntarios/as y activistas, y muchos más.

El trabajo de hospitalidad abarca mucho más que solo la recepción de la Casa. Los y las voluntarias organizan actividades como noches de cine, presentaciones, pláticas, talleres y otros eventos especiales. También participan en reuniones regulares para reflexionar, planear y tomar decisiones respecto de este trabajo. Algunos/as preparan el desayuno cada mañana para la comunidad de la Casa o toman la iniciativa de cuidar y mantener su hogar, lo cual puede incluir limpiar, hacer trabajo de jardinería, pintar, trabajar con el Comité de Medio Ambiente, hacer mandados pequeños y grandes, y muchos otros proyectos específicos.

LOS PROGRAMAS DE PAZ

La otra principal rama dentro del trabajo de Casa de los Amigos es la de los Programas de Paz. Estos programas tienen sus raíces en nuestro espacio de comunidad y en el Programa de Hospitalidad y están inspirados por los mismos valores e inquietudes que éste último. Dichos programas actualmente están enfocados en la migración y la economía solidaria en México. Junto con la Dirección, la Coordinación de Programas y el resto del personal de la Casa, quienes conforman el Programa de Voluntariado estudian estos asuntos y apoyan el trabajo de estos programas.

El Programa de Migración busca apoyar a la sociedad civil mexicana en la protección de los derechos humanos de personas migrantes y refugiadas en México por medio de nuestro programa de hospedaje solidario. A través de este programa trabajamos con organizaciones sociales, gubernamentales e internacionales para ofrecer hospedaje de corto y mediano plazo a personas refugiadas, solicitantes de asilo, migrantes y víctimas de delito. El programa tiene como objetivo concientizar y educar a la comunidad de la Casa sobre temas relacionados con las raíces y las realidades de la migración y el derecho al asilo en México.

Otra meta del Programa de Migración es la de brindar apoyo y orientación a quienes se alojan en la Casa a través del programa de hospedaje solidario en su proceso de integración a este país. Desde el año 2010, la Casa ofrece clases de español gratuitas a la población refugiada en el DF, un proyecto en conjunto con otras organizaciones de la sociedad civil. También, la Casa recibe frecuentemente donaciones de ropa, artículos de cocina y muebles que las y los voluntarios organizan para ofrecérselos a quienes buscan iniciar un nuevo hogar.

En el 2012 se abrió un nuevo albergue en el DF con la ayuda de la Casa y de otras organizaciones y contrapartes. Tochan, que significa “nuestra casa” en náhuatl, es un albergue de mediano plazo para personas migrantes, refugiadas, solicitantes de asilo y víctimas de delito. La Casa forma parte del equipo coordinador de Tochan y provee asesoría y apoyo a la organización.

El Programa de Justicia Económica promueve la construcción de economías alternativas en México, especialmente la economía solidaria, y busca promover en la comunidad de la Casa la educación sobre temas relacionados con la justicia económica en México como la pobreza, la desigualdad y los esfuerzos del pueblo para generar condiciones económicamente más justas. A través de este programa apoyamos directamente a varios proyectos productivos de comunidades mexicanas, como “Flor de Mazahua”, una cooperativa de mujeres indígenas del Estado de México, y “Tozepan Pankizaske”, un colectivo de pequeños productores de Puebla., La Casa también es parte de una red de productores y activistas locales llamada “Red Tlaloc”.

LOS TESTIMONIOS CUÁQUEROS

El trabajo y el testimonio de la Casa, como todas las organizaciones cuáqueras del mundo, tiene sus raíces en los testimonios (valores) cuáqueros de la Paz, la Sencillez, la Integridad, la Comunidad y la Igualdad. Son los fundamentos en la vida de la Casa y nos dan un contexto para nuestro trabajo, reflexión, interacción y decisiones. Los Programas de la Casa, el hogar y la comunidad son vivos ejemplos de estos testimonios o valores en acción.

Estos son valores universales y de ninguna manera limitados a los Cuáqueros. Las y los voluntarios de la Casa deben estar comprometidos con estos valores, pero no es necesario ser Cuáquero/a o declarar creencia en alguna religión para ser parte de la Casa. Sin embargo, quienes participen en el Programa de Voluntariado tienen que sentirse cómodas/os de representar una organización cuáquera.

VIVIR EN COMUNIDAD EN LA CASA

Los y las voluntarias de la Casa viven juntos/as en comunidad. A diferencia de compartir el espacio en un dormitorio de universidad o un departamento o casa, vivir en comunidad va más allá, puesto que involucra nuevas maneras de tratar asuntos como la comida, la limpieza, tareas de la casa, la toma de decisiones y la resolución de conflictos. Vivimos y trabajamos en el mismo lugar, lo que requiere de una comunidad fuerte y solidaria, sostenida por un constante esfuerzo y participación de todas y todos. Realizamos juntas semanales, tomamos decisiones en grupo, reflexionamos sobre nuestro trabajo, tratamos asuntos y solucionamos diferencias. Mantener fuerte, unida y empoderada a nuestra comunidad es tan importante como el resto del trabajo de la Casa. Al crear una comunidad fuerte en la Casa estamos reflejando el mundo en que nos gustaría vivir.

Hemos conceptualizado vivir en la Casa como el formar parte de una familia que mantiene un negocio familiar: aquí importa tanto convivir con la familia (festejar cumpleaños, comer juntas/os, apoyarnos mutuamente) como trabajar y mantener el “negocio”. Valoramos las responsabilidades que tenemos que cumplir para cuidar nuestra casa de huéspedes y los programas de paz así como valoramos el tiempo que pasamos construyendo nuestra comunidad única.

LA VIDA DIARIA EN LA CASA

Según nos han comentado huéspedes, el desayuno, el cual se ofrece todas las mañanas exceptuando el domingo, es el momento ideal para conocer y platicar con otras personas con las que no se tuvo oportunidad de hablar en la sala de huéspedes o la cocina. La Reunión Cuáquera para Adoración se lleva acabo los domingos por la mañana, y por las tardes hay una comida compartida donde cada quién trae un platillo. Los martes hay clases de yoga, los jueves de español, a veces hay muestras de documentales o presentaciones sobre diversos temas. Los viernes por la tarde hay una charla cultural en inglés, seguida por una cena en algún restaurante de la zona para los que gusten ir. Durante la semana, la Biblioteca Jorge Fox está disponible para leer, estudiar y meditar. Se pueden encontrar también diversos grupos usando los espacios de reunión, como las clases de español para personas refugiadas que se llevan a cabo de lunes a viernes en la sala de conferencias. También hay otros eventos especiales como fiestas de temporada, eventos de recaudación de fondos, entre otros.

Cada semana es diferente dependiendo de cada voluntaria/o. Por ejemplo, quizás el lunes la persona trabaja el primer turno en la recepción (8:00-12:30 hrs.) y en la tarde cocina una gran cena para el equipo con la ayuda de otra persona. El martes asiste a la junta semanal (11:00-13:00 hrs.) y en la tarde hace un turno de “On Call” (un turno programado que puede variar mucho, desde ir al mercado a comprar cosas para el desayuno, pintar una habitación, organizar los donativos de ropa, hasta trabajar en proyectos para los comités de migración y justicia económica). El miércoles se levanta temprano para preparar el desayuno y después asiste con un grupo de voluntarias/os a una reunión de la Red Tlaloc (una red de organizaciones y personas que promueven monedas comunitarias y la Economía Solidaria). El jueves asiste a la reunión semanal del Comité de Migración y después trabaja el segundo turno en la recepción (12:30-17:00 hrs.). En la noche ayuda a preparar palomitas para “Cinemoneda” (nuestro evento mensual de cine, conciencia y convivencia organizado por el Comité de Justicia Económica). El viernes en la mañana pasa varias horas contestando los correos que llegan a la cuenta reservaciones@casadelosamigos.org y, junto con el Coordinador de Hospitalidad, revisa las reservaciones de huéspedes que van a llegar en las próximas semanas. En la tarde ayuda a la persona que está trabajando en la recepción a recibir a un grupo grande que se va a hospedar tres noches en la Casa (por ejemplo, una delegación de personas que vienen a conocer organizaciones que trabajan por la paz en México). Después asiste a la Charla Cultural en inglés donde el tema semanal es “La Comunicación No Verbal”. ¡El sábado de esta semana es día libre! El domingo va de paseo con otros/as voluntarios/as al Parque Chapultepec y en la tarde prepara una gran ensalada para la comida compartida.

Otro/a voluntario/a puede tener una semana diferente. El lunes en la mañana asiste a la clase de español para personas refugiadas para darle la bienvenida a la Casa a los y las nuevos/as estudiantes, trabaja el segundo turno (12:30-17:00 hrs.) y durante el turno se enfoca en organizar las tarjetas de registro de huéspedes. Después de la cena comunitaria a las 19:00 horas, asiste a una reflexión del equipo sobre el tema de la hospitalidad. El martes después de la junta semanal se reúne con la Coordinadora de Voluntariado para un “check in” sobre sus responsabilidades y actividades en la Casa. El miércoles trabaja el primer turno (8:00-12:30 hrs.) y después se reúne con alguien proveniente de Haití que se aloja en la Casa a través del hospedaje solidario para ver cómo le va en su estancia. Resulta que ella necesita una consulta médica por su dolor de estómago, entonces el/la voluntario/a le ayuda a sacar una cita para el día siguiente. Antes de la cena comunitaria hace un nuevo letrero promoviendo la Flor de la Mazahua, una de las cooperativas que la Casa apoya. El jueves prepara el desayuno en la mañana y tiene una reunión en la tarde con otras personas del equipo sobre un evento de recaudación de fondos del Comité de Medio Ambiente. El viernes lee los artículos de coyuntura para el Comité de Migración, va al mercado con otra persona para comprar la comida del fondo mensual de voluntarias/os y trabaja el tercer turno en la recepción. El sábado, como parte del trabajo del Comité de Justicia Económica, visita un tianguis alternativo y lleva composta de la Casa y un pan casero para intercambiar o “truequear” por verduras orgánicas. Al volver en la tarde pone un servicio de café en la sala de conferencias para un grupo de activistas que se va a reunir. ¡El domingo asiste a la reunión cuáquera en la mañana y en la tarde descansa!

EL VOLUNTARIADO EN LA CASA

Las y los voluntarios de la Casa, al igual que huéspedes y visitantes, son un grupo diverso de personas con una variedad de habilidades, experiencias e intereses. A la vez, cada quien comparte habilidades específicas y cualidades necesarias para poder trabajar y florecer en este ambiente.

Tienen un interés sincero en la paz y la justicia social, incluyendo asuntos relacionados con migración y economía solidaria, además de un compromiso con los valores contenidos en los testimonios cuáqueros. Vienen a la Casa con la disposición de trabajar arduamente en temas de justicia social y a estudiar estos temas para poder hacer este trabajo.

A quienes integran el voluntariado de la Casa realmente les gusta trabajar y conocer a mucha gente. Tienen mucho interés en integrarse y participar en la comunidad de la Casa. Mientras están aquí, su compromiso con la Casa es la prioridad principal y se dedican a ésta de tiempo completo.

Vivir y trabajar en comunidad en un mismo lugar con la misma gente puede resultar un desafío. Las y los voluntarios de la Casa están muy conscientes de la manera en que sus acciones, incluyendo las pequeñas, pueden tener efecto en el resto de la comunidad. Tienen la disponibilidad para trabajar con paciencia, hombro con hombro, para mantener relaciones productivas y buscar resolver conflictos y diferencias.

Los y las voluntarias de la Casa trabajan independientemente y a la vez en equipo. Mucho de su trabajo es “auto-supervisado”, por lo que son muy responsables y toman la iniciativa para realizar el trabajo del hogar y de la organización. Son flexibles y están preparados/as para afrontar situaciones nuevas todos los días.

El equipo de voluntariado de la Casa tiene la motivación para aprender cosas nuevas, sentido de humor, entusiasmo y esperanza.

ALGUNOS BENEFICIOS DEL VOLUNTARIADO EN LA CASA

Ser voluntario o voluntaria en la Casa es un trabajo desafiante y exigente. ¡Pero es también muy enriquecedor y divertido! Pocas organizaciones ponen a su equipo en contacto directo con tantos actores y organizaciones sociales distintas, así como con diversas comunidades, como lo hace Casa de los Amigos. Los y las voluntarias tienen la oportunidad de asistir a un amplio rango de eventos y actividades de justicia social mientras representan a una organización cuáquera con más de medio siglo en la capital mexicana. Es durante este trabajo que se familiarizan con el trazado de la sociedad civil y movimientos sociales en la Ciudad de México y el país. También consiguen y desarrollan habilidades como activistas y organizadores de proyectos y adquieren habilidades importantes para la vida comunitaria. También, la Casa procura construir un ambiente en el que puedan llevar su vida de tal manera que sus acciones sean consistentes con sus creencias. Todo este trabajo ocurre en una comunidad solidaria y festiva, llena de comida, diversión y conversación donde los miembros del equipo de la Casa se enamoran de la Ciudad de México y hacen amistades que duran toda la vida.

LOGÍSTICOS

Quienes conforman el equipo de voluntariado de la Casa trabajan de 40-45 horas a la semana divididas entre el trabajo del Programa de Hospitalidad, los otros programas y otros proyectos.

  • Tienen que hablar español con fluidez y tener por lo menos 18 años.
  • Deben tener la posibilidad de comprometerse por al menos nueve meses hasta por un año de servicio.
  • Deben comprometerse a no tomar, fumar ni usar drogas ilegales dentro de la Casa.

Mientras estén en la Casa reciben:

  • Un pequeño cuarto privado o compartido con baño compartido
  • Un apoyo económico mensual de $1000 pesos
  • Desayuno gratuito todos los días
  • Un fondo compartido de comida con productos de la canasta básica (arroz, frijoles, sal, aceite, azúcar, etc.)
  • Uso de todos los espacios e instalaciones de la Casa

Para descargar una solicitud haz click aquí

Para más información, favor de escribirnos, a: voluntarios@casadelosamigos.org.

Casa de los Amigos, A.C.
Revisado enero 2014